martes, 2 de mayo de 2006

Cosas que sólo le pasan a... mi amigo el Corneta.

Desde hacía mucho tiempo él se olía algo raro... De pronto llegaba donde había un grupito en algún colmado de su vecindario y de repente todos se callaban… sería que estaban hablando de él, se preguntaba. También le molestaba que alguien voceara, eplotao de la risa “dime colneeeetaaaaa”… ¿Qué sería lo que pasaba?

Algo debía estar pasando. Su mujer se le perdía a cada rato y a veces estando en su trabajo la llamaba a la casa y no la podía localizar…

Un día uno de sus amigos, sintiendo pena por el pobre Corneta (llamado así por el instrumento que tocaba en las filas de la Policía Nacional), molesto de ver que todo el mundo lo sabía menos él, le dice sutilmente para no ofenderlo: “Colneta, chequéese un poco a su mujer, uté sabe que lo tiempo tan difícile ahora y uno tiene que atender lo suyo…”

Algo debía estar pasando y el Corneta tendría que averiguarlo. Ese día, como de costumbre se fue al trabajo. Llegando allá, pide permiso al Coronel, le dice que se le ha presentado algo. Se va a su casa. Llega volando patios, no quería que se dieran cuenta de que volvía. En el camino se encuentra con una que otra vecina “que sabía” y con miedo "porque el hombre ta armao" lo entretienen, no hace caso y llega a su casa tumbando la puerta de una sola patada.

Y allí, en su propia cama, su mujer y su propio primo, un panadero, dicho sea de paso, fuertísimo, justo llegaban al clímax… Allí vio el Corneta justo cuando su propio primo le retiraba su miembro bañado en semen a su mujer…

El pobre Corneta, destrozado, sólo pudo decirles: “me pagan mi maldita cama…”

3 comentarios:

Will dijo...

a Corneta le dicen ahora saxofon...o tuba...o creo que debe llamarse
"Cornelius"..no crees?jjajja

manuel dijo...

Por eso dicen que ojos que no ven, corazón que no siente

Saludos

Eddy dijo...

Hola, esto es muy comun en el mundo entero. Hay mujeres y hombres que lo tienen todo, y engañan a sus parejas, hay quienes que no tienen nada, solo amor y en casos especiales tambien engañan...muchos besos, bye